Estás en:

Mercè Rodoreda

Mercè Rodoreda, los frutos del exilio

Mercè Ibarz

Las novelas de Mercè Rodoreda son las grandes novelas de la literatura catalana moderna. Como sucedió con todos los autores de su generación, la obra de Rodoreda está marcada por la guerra civil española una guerra que rompe vidas, amores y familias y que conduce al desarraigo (el exilio para muchos), la infelicidad y la destrucción. Pero pronto, se entrevé un rayo de esperanza el simbolismo de las flores y las joyas. La obra de Rodoreda es también una reflexión sobre la feminidad y el amor.

La obra de Mercè Rodoreda (Barcelona, 1908 - Romanyà de la Selva, 1983) atraviesa los puntos cardinales de la literatura moderna occidental, que se hace contemporánea a partir de la experiencia de la guerra y, muy en particular, del exilio. La experiencia del exilio amplía los límites del realismo literario, que de ningún modo son suficientes para leer a Rodoreda, para compartir la memoria del mundo desde el que nos hablan sus libros, sus personajes. Nacida con el cine, como a tantos de sus coetáneos les gustaba decir (Pere Quart, Rafael Alberti), Rodoreda es una escritora autodidacta formada con la poesía popular y patriótica de las obras emblemáticas de Verdaguer y Ruyra, la literatura de quiosco y, posteriormente, el periodismo, que le permitirá conocer a las élites de la literatura en catalán de los años treinta. A partir de la guerra civil española (Aloma, su primera gran novela, es de 1938) y, sobre todo, de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y el exilio, conseguirá dar forma a su proyecto, que se cuenta entre los de mayor ambición literaria de la literatura catalana del siglo xx y entre los legados más significativos de la Europa contemporánea. El resultado de la vivencia y la experimentación, en definitiva, de la fragmentación.

De la cultura popular a la ampliación y modelación de las posibilidades literarias de una lengua sin tradición narrativa moderna, de la novela de género o de moda (las cuatro primeras que publicó) a la construcción de un fresco coherente, complejo, nada complaciente, y progresivamente abstracto y mítico sobre las pequeñas vidas del siglo xx violentadas por la guerra y las tinieblas del amor -mosaico donde sobresalen, además de sus novelas más conocidas, sus cuentos y, en particular, la novela póstuma La mort i la primavera [La Muerte y la primavera](1986)-, la obra de Mercè Rodoreda tendría que leerse como el fruto más delicado, más sabroso, como diría su amigo y mentor en la expatriación Josep Carner, que su exilio nos ha dejado en herencia.

La Chica de Sant Gervasi

Cuando Mercè Rodoreda nace el 10 de octubre de 1908, Sant Gervasi de Cassoles era un barrio barcelonés que sólo hace quince años que la capital se ha anexionado. Barcelona es una ciudad conmocionada, donde los anarquistas y los matones de la patronal se disputan las calles, Gaudí tiene a medio hacer lo que hoy conocemos como el Parque Güell (uno de los escenarios futuros de La plaça del Diamant) [La plaza del Diamante], falta poco para la Semana Trágica (1909) y, a grandes rasgos, la vida cultural se debate entre la propuesta modernista, que pronto será liquidada, y la vuelta al orden que supondrá la forma poliédrica del noucentisme. Un debate cultural intenso que incluirá a las diversas capas de la sociedad catalana y que, en los años siguientes, adquirirá una fisonomía nueva, tanto por las vías que conducirán al autogobierno como por los impulsos de transformación social: los más radicales de las clases populares (anarquismo, ateneísmo, formación de los autodidactas) y los de la modernización de la sociedad de comunicación de masas (diarios, revistas, radio, cine, diccionario de Fabra, novelas, editoriales, artes gráficas, fotografía). Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Merce Rodoreda en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autora/merce-rodoreda>

 
   
       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra