Estás en:

Maria Aurèlia Capmany

Maria Aurèlia Capmany, heterodoxia y rebelión

Montserrat Palau (Universitat Rovira i Virgili)

Formada en unos años de "normalidad" e imbuida de los ideales republicanos, Maria Aurèlia Capmany (Barcelona, 1918-1991) no lo tuvo nada fácil para convertirse en escritora en la Cataluña de posguerra. Sus inicios literarios estuvieron marcados por las trabas de la censura y el empobrecido mundo cultural catalán bajo la represión franquista, hecho común a toda su generación. Por eso, varios autores -Manuel de Pedrolo, Jordi Sarsanedas, Joan Perucho, Josep Maria Espinàs y la misma Maria Aurèlia Capmany-, a pesar de que ya habían empezado a publicar algunas obras, optaron para darse a conocer mediante un libro conjunto, Cita de narradors [Cita de narradores] (Selecta, 1958), que ganó el premio de ensayo Josep Yxart, donde analizaban, de forma encadenada, cada una de sus trayectorias literarias.

Entrados los años sesenta, Maria Aurèlia Capmany se dedicó exclusivamente al mundo de la cultura y la literatura, cultivando varios géneros, hasta convertirse en un referente intelectual indiscutible en la Cataluña de la segunda mitad del siglo XX. Rompió modelos y se rebeló contra el destino que, según las normas, tenía marcado, hasta llegar a ser un personaje público en una época en que este término en femenino prácticamente sólo tenía la acepción negativa de mujer pública, esto es, una prostituta, como ella misma reivindicaba. Comprometida con la lucha por las libertades, participó y militó en el antifranquismo, el socialismo y el catalanismo, primero en la clandestinidad y después incluso ejerciendo cargos oficiales. No aceptó en ningún caso el papel que el franquismo otorgaba a las mujeres y fue la pionera en Cataluña, a través de sus ensayos, de la introducción del feminismo moderno, del cual fue una activa defensora.

Heredera del realismo e influida por el existencialismo, Maria Aurèlia Capmany no quiso seguir mandarinismos literarios en sus obras de creación. Heterodoxa y letraherida, con una gran vitalidad y pasión, en lugar de callar, tal como se suponía que tenían que hacer las mujeres de su tiempo, se expresaba, alto y claro, con una lucidez impertinente que, ni que decir tiene, molestaba a muchos sectores de la cultura catalana. Y esto también explica que, incluso hoy, cuando en el año 2011 ya hará veinte años de su muerte, Maria Aurèlia Capmany todavía resulte, para estos sectores, una figura "incómoda", cosa que genera amnesias y potencia su olvido. Guillem-Jordi Graells, su principal estudioso y editor de su Obra completa, ha denunciado siempre sin tapujos este olvido y hace un resumen muy preciso de su legado: la diversidad de sus esfuerzos literarios, su talante polémico, su personalidad pública en varios frentes de lucha, su adaptación a todo tipo de canales de transmisión de ideas y su importancia como intelectual en la cultura catalana de la posguerra, después de la victoria franquista, que tanto la marcó.

Las primeras obras, existencialismo y crisis identitarias

Maria Aurèlia Capmany nació el 3 de agosto de 1918 en Barcelona. Nieta del abogado y escritor federalista Sebastià Farnés (1854-1934) e hija del folclorista y también escritor Aureli Capmany (1868-1954), creció en una familia liberal, intelectual, catalanista y de izquierdas, formación a la que tenemos que sumar la enseñanza secundaria que recibió en el Institut Escola, un centro de renovación pedagógica creado por la Generalitat republicana que la marcó para siempre. Sin embargo, aquel espíritu de libertad en que fue educada se acabó con la derrota de 1939. Licenciada en Filosofía, en los años cuarenta empezó su carrera literaria, de manera paralela a su trabajo en la enseñanza como profesora de filosofía y lenguas. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Maria Aurèlia Capmany en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autora/maria-aurelia-capmany>

 
   
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra