Estás en:

Empar Moliner

Empar Moliner

Jordi Galves

Empar Moliner (Barcelona, 1966), fue actriz de teatro y cabaret. Actualmente es una periodista muy popular que trabaja en los servicios informativos de Catalunya Ràdio y colaboradora habitualmente en las páginas de opinión del periódico . Sus crónicas periodísticas -escritas con el mismo estilo corrosivo de sus relatos breves-, se han recopilado recientemente en una antología, y han obtenido un gran éxito entre los lectores y los críticos.

Todo empezó con unos libros. Unos libros gordotes y del color de la sangre que el abuelo de Empar Moliner (Santa Eulàlia de Ronçana, Vallès Oriental, 1966) le regalaba el día de su cumpleaños. A medida que Empar Moliner crecía y afirmaba su personalidad, fue recibiendo cada año un nuevo volumen hasta, al fin, completar todo un estante con la colección del semanario infantil y juvenil En Patufet (1904-1938). En casa de los Moliner nunca hubo mucha ocasión para dispendios ni delicadezas, y, si en estos casos los hijos pequeños suelen heredar las prendas de vestir de los mayores, la escritora, al ser la única chica y la primogénita de seis, se inició en la lectura -de manera casi exclusiva- a través de unos volúmenes de segunda mano procedentes de la lejana época de los padres de sus padres. Fue un lujo insólito y determinante en su formación personal y de mujer de letras. No sólo porque aquella publicación había sido pensada para otros niños y para otro país, durante la época más esplendorosa de la cultura catalana contemporánea -la que se extiende desde finales del movimiento cultural de la Renaixença hasta la derrota del catalanismo político en la guerra civil española. Sobre todo fue determinante porque Moliner sintió una fuerte curiosidad por aquella única y desbordante herencia familiar, miles y miles de páginas para jóvenes y niños que no se parecían en nada a su mundo pero aún menos al de sus padres. El tiempo de sus abuelos, representado por aquellos libros viejos y fascinantes como la sangre, llenos de cuentos, de relatos, de dibujos y chistes, de ocurrencias y de acertijos, de juegos de palabras y de ingenio fueron un primer y determinante aprendizaje. Moliner, como tantos otros, se entusiasmó con la historia tradicional de Patufet -en castellano, Pulgarcito o Garbancito, según la versión-, las aventuras de ese niño diminuto atrapado, como en el mito de Jonás, en una digestión monstruosa. No es una casualidad que la literatura de Moliner esté protagonizada por los conflictos domésticos y familiares, cotidianos y crueles, reiterados y conocidos como la palma de la mano. Como en el mundo de los niños, el hogar es para Moliner el territorio de los miedos salvajes, del canibalismo incestuoso, de las amargas frustraciones, de las tragedias sordas del individuo que se busca a sí mismo frente -precisamente- a los seres amados, los de casa, los del entorno más cercano. Como dicen en el cuento: "¡Patufet! ¿Dónde estás?"

La importancia del semanario En Patufet es clara en Moliner porque, por una parte, vincula su literatura con los grandes cuentos tradicionales europeos y con algunos de sus adaptadores o nuevos narradores, como los hermanos Grimm o Hans Christian Andersen y también porque, a una edad temprana, le hará conocer figuras de gran categoría de la cultura catalana del primer tercio del siglo XX, como Josep Mª Folch i Torres, Cosme Vidal, Joan Llaverias, Gaietà Cornet, Joan Junceda o Josep Carner. El catalán que utiliza Moliner, actual y vivísimo, enormemente dúctil -audaz incluso- es, naturalmente, una creación intuitiva y personal de la escritora, pero tiene sus raíces en la curiosidad por el catalán de la calle, y al mismo tiempo, de manera inconfundible, su estilo se basa en el catalán literario -el lírico pero también el humorístico- del Patufet, un catalán muy próximo al que utilizaría el grupo literario de Sabadell, el de Joan Oliver o Francesc Trabal. Un catalán y una literatura, en definitiva, muy aferradas a la vida y a su atenta observación -en cierto sentido como ocurre en las Pàgines viscudes[Páginas vividas] de Josep Mª Folch i Torres, heredero de la mejor escuela del costumbrismo, la que proviene de Charles Dickens. Los orígenes literarios de Moliner proceden de la cultura popular en mayúsculas, del mundo menestral de Barcelona, una cultura que también está hecha de los valores que fomentan el esfuerzo, el trabajo y la superación personales, más allá de las carencias familiares, de graves situaciones, de la dureza del entorno. Ágil, nerviosa, con un gran instinto e inteligencia, Empar Moliner bien pronto se hace cargo de ella misma, buscará una dedicación "sin mirar hacia atrás -como afirmó el dibujante satírico Joan Junceda que tiene que ser este trabajo- por miedo a convertirme en estatua de sal, como la mujer de Lot." Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Empar Moliner en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autora/empar-moliner>

 
   
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra