Estás en:

Vicent Andrés Estellés

Vicent Andrés Estellés

La difusión de una voz poética valenciana

Vicent Salvador (Universidad Jaume I)

La obra poética de Estellés es prolífica y original. Su importancia, entre otros aspectos, radica en el hecho de haber sido capaz de crear una obra poética muy notable. Él es un poeta vital y apasionado que retrata admirablemente la existencia cotidiana. Por tanto, sus temas son de la vida: el amor, la muerte, el sexo, el miedo, la ciudad, el campo, la mujer...

Burjassot, 1924 - Valencia, 1993). Poeta valenciano

Como bien resumió Joan Fuster: "Los temas de Vicent Andrés Estellés, en esencia, tienen la elementalidad desnuda de la vida diaria: el hambre, el sexo y la muerte".

El fenómeno poético de Estellés en su contexto histórico

De la misma generación que Josep Maria Llompart, Blai Bonet o Gabriel Ferrater, Vicent Andrés Estellés (Burjassot, 1924 - Valencia, 1993) inicia su producción poética en la posguerra. Lo hace desde la periferia literaria que era la Valencia de entonces y al abrigo de los cenáculos donde se reunían Xavier Casp, Joan Fuster y otros miembros del incipiente catalanismo valenciano de la reconstrucción. Estellés era un joven periodista con vocación de poeta que escribía versos y versos infatigablemente, y alguna vez los publicaba: Ciutat a cau d'orella [Ciudad al oído], editado en Valencia en 1953, fue el primero de los cuatro poemarios que vieron la luz durante los años cincuenta y sesenta.

Pero hasta el inicio de los años setenta su obra no llegó a la calle, convirtiéndose entonces en símbolo de un país valenciano que despertaba, poco después de los gritos de protesta de Raimon. La mano hábil de Joan Fuster y la sagacidad del editor Eliseu Climent programaron el boom editorial de su poesía.

Y llegaron los best-sellers -el Llibre de meravelles [Libro de maravillas] (1971) principalmente-, premios como el de las Lletres Catalanes y, poco a poco, los diez volúmenes de su obra completa. Por fin la literatura valenciana contemporánea alumbraba a un poeta exportable y popular. La operación fue un éxito cívico en aquel momento auroral de la transición a la democracia. Y lo fue en el ámbito general de la literatura catalana, donde Estellés fue leído y valorado, más allá de las dudas que, en el prólogo de Recomane tenebres [Recomiendo tinieblas] (1972), primer volumen de su Obra Completa, expresaba Fuster sobre las dificultades de interpretación de sus matices dialectalizantes fuera de su marco local o regional. Incluso la raíz localista del verso de Estellés -desde el dialectalismo al recurso reiterado a los topónimos- fue un factor de eficacia poética.

El compromiso cívico del poeta

Estellés hace bandera de un sentimiento cívico colectivo, presentándose como intérprete de las palabras de la tribu y de las reivindicaciones de su pueblo. El poema "La rosa de paper" es bien emblemático en este sentido, pues relata la historia de una mujer anónima que deja tras de sí el símbolo de una rosa de papel -un papel que es la poesía-, legándola al pueblo como una consigna de resistencia y transformación. El poeta aparece así como "uno entre tantos", como "la voz de un pueblo" en marcha, al mismo tiempo que como un individuo concreto que vive en su circunstancia personal el drama colectivo de la posguerra y de un país condenado a la travesía del desierto.

En la variada gama temática y tonal de su lírica, uno de los valores más incontestables es la consecución de esta imagen de dignidad personal y civil. En esto es un claro deudor de Carles Riba, sobre todo el Riba de las Elegies de Bierville, y al igual que éste también escribe desde un exilio: desde un exilio interior, nacional y de clase. Desde estas coordenadas de origen, su obra construye la amarga dignidad de una columna de templo despojada. Con fuertes diferencias, eso sí: por ejemplo, Estellés es mucho menos selectivo, depura menos la anécdota. Su cedazo lírico deja pasar muchos detalles descriptivos, los personajes típicos de un cuadro de época, muchos acontecimientos cotidianos. La elegía se convierte así en crónica social. Y el periodista -el testigo de la microhistoria- asoma en ella. Ante el espectáculo de la posguerra, de la miseria y las represiones de todo tipo, Estellés muestra un talante de cronista apasionado, que, sin apenas estilizar nada, hace un inventario de los personajes y los acontecimientos que constituyen ese mundo. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Vicent Andrés Estellés en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/vicent-andres-estelles>

 
   

multimedia sobre el autor

más

       
       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra
Mestresclass
>>