Estás en:

Josep M. Folch i Torres

Josep M. Folch i Torres

Guadalupe Ortiz de Landàzuri

El caso de Josep Maria Folch i Torres (Barcelona, 1880-1950) es digno de estudio –además de por su valor literario– por su complejidad y por la divergencia existente entre la recepción de una obra literaria y el juicio crítico de los intelectuales contemporáneos. Como veremos, Folch consiguió un éxito popular nunca conseguido por ningún otro escritor en catalán –literalmente, pudo "vivir de la pluma"–, pero a partir de 1924 fue prácticamente proscrito de los círculos intelectuales y artístico-literarios. Folch i Torres fue el alma del semanario infantil En Patufet, desde 1910, y, con él, la revista llegó a una tirada de 65.000 ejemplares y a aproximadamente unos 325.000 lectores semanales. El éxito popular del escritor –parece que de las novelas mensuales que aparecían en la "Biblioteca Patufet" se hacía una tirada de entre 20.000 y 40.000 ejemplares– consistió básicamente en descubrir lo que hoy en día llamaríamos un nuevo sector del mercado (o sea, un público lector que hasta entonces no había leído ninguna otra cosa) y entusiasmarlo, y, como consecuencia, convertirse en el primer escritor catalán de masas.

Josep M. Folch i Torres: de sus inicios al escritor modernista (1880-1910)
Folch i Torres nació en el seno de una familia acomodada que pronto tendría graves problemas económicos. Desde bien joven tuvo que trabajar, lo que –como ha recordado más de un crítico (como Sales) comparándolo con Dickens– le ayudará en su futura carrera literaria.

Es aún adolescente cuando despierta su afición literaria: le publican algún poema y se presenta a varios premios con aportaciones primerizas. Su primera poesía editada será "Lo primer bes" (L'Aureneta, 1897); el año siguiente publica "Pobre xicot!", edita una revista con un grupo de amigos, Lo conseller, y le publican "La Nisu" en La Renaixença. En enero de 1899 inicia su actividad literaria con intensidad: publica con cierta asiduidad narraciones cortas, gana Juegos Florales, le nombran director de L'Atlàntida (publicación de carácter literario y político), y colabora en La Renaixença y en Joventut. Paralelamente a este inicio literario, despierta en él la consciencia política y, poco a poco, sus colaboraciones en la prensa del momento tienen un tono nacionalista cada vez más pronunciado. De hecho, el 11 de septiembre de 1901 es detenido por el acto de homenaje en la estatua de Casanova, y pasa tres días en prisión. Entre el 22 de noviembre de 1901 y el 14 de marzo siguiente, escribe ocho artículos para La Renaixença que le comprometen políticamente. Ha llegado el momento en el que podrá dedicarse plenamente a la escritura, ya que en verano de 1901 empieza a trabajar en La Veu de Catalunya, mientras sigue con las colaboraciones en otros medios y las traducciones al castellano. En los Juegos Florales de 1903 presenta "Antònia" y gana el primer accésit. Ese mismo año gana la copa Víctor Català, y al año siguiente gana todos los premios de los Juegos Florales (la copa y los tres accésits).

El 1904 será el año de su afirmación personal, como escritor y como intelectual: gana el primer premio del concurso de L'Avenç con Lària; empieza a escribir en el semanario La Tralla, del que acabará siendo director y al que dará un más decidido empuje obrero y nacionalista. Lària ha sido considerada la primera novela de madurez del autor. Estéticamente se encuentra entre el realismo y el modernismo. En 1905 acentúa aún más su posición nacionalista a través del semanario con los consiguientes problemas de multas o secuestros de prensa. En el otoño de ese año publica una serie de artículos, uno de ellos contra Lerroux, "Tu ets el Judes!", firmado con el nombre de Folytor. Tiene que ir varias veces a declarar frente al juez, hasta que finalmente el gobierno suspende algunos periódicos (La Tralla, Cu-Cut!, etc.). En diciembre, pendiente de un proceso judicial –por motivos políticos–, le hacen saber que la condena podría ser mucho más grave de lo que sospechaba. Entonces, el 25 de diciembre de 1905 huye a Francia, a Perpiñán. El exilio durará tres años. Durante este periodo es el corresponsal de El Poble Català; lee a autores clásicos y franceses, colabora con los periódicos y escribe piezas literarias que envía a los distintos premios que se convocan en Cataluña. En agosto de 1908 vuelve a Barcelona. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Josep M. Folch i Torres en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/josep-m-folch-i-torres>

 
   

También te interesará

       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra