Estás en:

Joan Maragall

Joan Maragall

Glòria Casals (Universidad de Barcelona)

(Barcelona, 1860 – 1911). Poeta y escritor modernista




Desde la perspectiva de la historia de la poesía catalana, la de Joan Maragall hace de puente entre las diversas fórmulas del siglo XIX y las del siglo XX. Maragall recoge y revisa la tradición de los jocs florals de la Renaixença, el romanticismo de Verdaguer, el naturalismo de Apel·les Mestres y el clasicismo de Alcover y Costa i Llobera a la par que, con espíritu agitador, formula una reflexión innovadora sobre su propia poética que, sin él saberlo, coincidirá en algunos de sus rasgos definitorios con los del simbolismo, y experimenta unos modelos poéticos que desembocarán, por una parte, en la creación de una escuela maragalliana de calidad y resonancia desiguales (Pijoan, Lleonart, Pujols e incluso Sagarra) y, por otra, en algunas de las grandes obsesiones de Riba (la poesía pura, la inspiración, la palabra y el ritmo y la manera de entender la crítica), de Espriu (Goethe, la figura de Nausica) o, a otro nivel, de Salvat-Papasseit (el cancionero, la mujer y el amor como fuentes de placer y de creación). Maragall se convertirá, así, en un clásico. El primer poeta clásico del siglo XX.

Años de aprendizaje

Cuarto y último hijo, y único varón, de una familia de pequeños industriales textiles, Maragall nace en Barcelona el 10 de octubre de 1860. Del colegio de los primeros años sabemos poca cosa. Debía de ser un término medio entre lo que Rusiñol describe en L'auca del senyor Esteve [Las aleluyas del señor Esteve] y el don José del que habla Sagarra en sus Memòries [Memorias]. El de Estevet "era encogido y práctico"; Sagarra aprendía en él "una serie de cosas útiles". Los estudios de bachillerato y las obligaciones familiares señalan, según él mismo admite en las Notes autobiogràfiques [Notas autobiográficas] escritas en 1885, un primer punto de inflexión en su trayectoria personal y literaria:

"[...] acabé el bachillerato y empecé a ser infeliz. [...] Fui bruscamente arrancado de los libros y colocado ante la mesa de trabajo en la industria a la que estaba destinado, y sujeto, en cierto modo, a la condición de poco más que aprendiz. El golpe fue terrible y resonó en todo mi ser, y de aquel desbarajuste de aspiraciones contrariadas se levantó, enarbolando el estandarte de la rebelión, mi pasión por la poesía, al mismo tiempo que mis dieciséis años me entregaban en cuerpo y alma a la adoración, a la idolatría de cuantas mujeres de buena presencia pasaban ante mis ojos, y una especie de misticismo por la Naturaleza se iba filtrando dentro de mí. El amor a la poesía se manifestó en una especie de rabia por llenar de innumerables versos, con una fecundidad verdaderamente asombrosa y en todos los momentos que podía robar al trabajo, libretas que escondía entre otras más prosaicas y repletas de números referentes a nuestra industria." (Joan Maragall Notes autobiogràfiques [Notas autobiográficas].

Estos primeros versos responden básicamente a dos modelos de la poesía decimonónica: por una parte, una línea humorístico-satírica (sería el caso de lo que Maragall considera su "primer triunfo literario", el poema "Óptica" -publicado en el periódico Lo Nunci el 22 de septiembre de 1878-, que habla en términos despreocupados y humorísticos de una relación amorosa frustrada porque no era de dos, sino, como mínimo, de tres); por otra, una línea próxima a las rondallas y a la poesía amatoria de los jocs florals (el poema "An ella", también publicado en Lo Nunci el 12 de enero de 1879, canta en términos más delicados unos amores juveniles henchidos de ilusión). Después de una tensa discusión con el padre en otoño de aquel mismo año 1879, Maragall abandonará, finalmente, el negocio familiar y se matriculará en la Facultad de Derecho. Las clases, las faltas de asistencia, las tertulias, la lectura, la música, la ópera y unos cuantos amigos (los siete condiscípulos que constituían el "círculo", Antoni Roura y Josep Soler i Miquel) ampliarán rápidamente lo que hasta entonces había sido un horizonte intelectual bastante enclenque. Antoni Roura (1860-1910), compañero de la facultad, fue el amigo y el confidente por excelencia; las numerosas cartas conservadas nos hablan de una relación no tan literaria como la mantenida con Soler i Miquel o con Pijoan, pero mucho más humana, familiar y doméstica. Más despreocupada, pero infinitamente más serena. Por su parte, Josep Soler i Miquel (1861-1897), también compañero en la Facultad de Derecho, trabajó de crítico literario en La Vanguardia. Conocedor de la poética simbolista, ejerció una gran influencia sobre el Maragall poeta y también sobre el Maragall crítico y teorizador. Fue el responsable de la edición del libro Poesías (1891), regalo de los amigos el día de la boda de Maragall con Clara Noble. Gran parte de su producción fue reunida en 1898 en el volumen Escritos. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Joan Maragall en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/joan-maragall>

 
   
       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra
Mestresclass
>>
>>