Estás en:

La oscura provincia

Julià Guillamon

Joan-Lluís Lluís es periodista y novelista, y uno de los autores más destacados de la Cataluña francesa. Su obra, escrita íntegramente en catalán, es una de las aportaciones más singulares e interesantes de la nueva narrativa catalana. ha ganado el prestigioso Premio Joan Crexells en 2005.

Joan-Lluís Lluís (Perpiñán, 1963) es autor de cinco novelas y de un breve libro de ensayo, Conversa amb el meu gos sobre França i els francesos [Conversación con mi perro sobre Francia y los franceses](2002) que marca un punto de inflexión en su obra. Els ulls de sorra [Los ojos de arena] (1993), Vagons robats [Vagones robados](1996), Cirera [Cereza](1997) y El crim del escriptor cansat [El crimen del escritor cansado] (2000) tienen, como elemento común, la voz del narrador, un personaje que se sitúa fuera de las normas. En la primera novela es un viejo sargento árabe, superviviente de la guerra de Argelia, testigo de los crímenes de un militar, candidato del Frente National en unas elecciones municipales en Normandía. En Vagons robats es un chico occitano que huye de su pueblo y su familia. Ha trabajado de ferroviario y tiene derecho a viajar gratis en todos los trenes de la SCNF: pasa un año yendo de un lado a otro por Francia, haciendo pequeños trabajos y robando por los trenes. Cirera es el dietario de una chica que vive su sexualidad de manera desinhibida; el relato, que le permite sacudirse el aburrimiento y el vacío, insinúa un lado enfermizo y oscuro. El crim del escriptor cansat enfrenta a dos personajes complementarios. Por una parte, el narrador, el inspector de policía Ximenès, perpiñanés de padre gitano, que quiere ser escritor y que se salta las normas policiales para trabar relación con el novelista Pierre Alessandri, sospechoso del asesinato de su mujer, y hacerle chantaje. La novela que escribe Alessandri (y que firmará Ximenès) cuenta la historia de un soldado catalán, Adrien Harinas, herido de muerto en los últimos días de la Primera Guerra Mundial. Su nombre figura en el monumento a los caídos en la guerra de 1914-1918, el monolito de Oms, que según explica Lluís en la Conversa es un símbolo de la sumisión de los catalanes de Francia.

Los personajes de Joan-Lluís Lluís son marginales que no acaban de encajar en la realidad que los rodea. El hecho mismo de que existan y que nos los encontremos escribiendo representa un atentado al orden impuesto por los poderes que dominan la Provincia. A Driss Mehamli lo matan. A Ximenès (se lo gana a pulso con la idea absurda de suplantar Alessandri) lo someten a una campaña de desprestigio demoledora, cuando se descubre que su novela es un plagio de una obra belga publicada en los años veinte. Lluís retrata un mundo resquebrajado. Y el hecho de que no lleguemos nunca a saber las causas de esta fractura aumenta la sensación de extrañeza. Lluís retrata la criminalidad de los militares que tomaron parte en la represión del FSNL, la falta de consistencia de los jóvenes y de la vida provinciana, el afán de vivir otra vida, la imposibilidad de salir, la impunidad de los que medran al lado del poder. Todas sus novelas presentan una situación asfixiante que lleva a un final dramático. Me parece muy significativo que sólo en la primera, Els ulls de sorra, el protagonista encuentre a un interlocutor: el joven periodista que recoge las declaraciones de Driss Mehamli, antes de que los sicarios del Frente National lo maten. En Vagons robats esta posibilidad de interlocución ha desaparecido. Antoni Bellefargues escribe once cartas a una chica que ha conocido en una breve estancia en Bretaña, con importantes revelaciones sobre su vida. Las cartas no llegarán nunca a su destino: son como las cerillas que se queman en la Irish Tavern de Saint-Malo donde Bellefargues y su pareja de una noche juegan un juego de adolescentes. En El crim del escriptor cansat, la relación de Ximenès con Alessandri y con su amigo Picard (el policía corrupto que ha cambiado de bando: ahora trampea con la prostitución y las drogas) no se pueden considerar actos de comunicación plenos. Ximenès es un personaje frustrado, que lleva la marca infamante del padre gitano, cuando está en París se siente vejado y, a pesar del éxito que alcanza provisionalmente como escritor, no llega nunca a superar el sentimiento de inferioridad -vergüenza- que le provoca la capital. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Joan-Lluís Lluís en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/joan-lluis-lluis>

 
   
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra