Estás en:

Jaume Vidal Alcover

Itinerario biobibliográfico

Margalida Pons

Jaume Vidal Alcover (1923-1991) pasó su niñez y su adolescencia entre Manacor, donde había nacido, Palma –allí se trasladó a los diez años para hacer el bachillerato- y el Mal Pas, en el puerto de Alcúdia, donde, recién cumplidos los trece años, comprendió que el verano de 1936 no sería como ningún otro. La inminencia de la guerra obligó a su familia a abandonar la casa de verano, el Salern de sus ficciones novelescas, y a volver a Manacor [...].

La primera juventud de Jaume Vidal habita las tapizadas y confortables salas semiclandestinas de la vida cultural en una ciudad pequeña. Su amigo Martí Mayol [...] lo lleva a las veladas de los hermanos Massot, donde, en 1945 y en 1946, Vidal lee algunos de sus primeros poemas. Conoce a poetas añejos y encuentra a alguno más joven, como Miquel Dolç. Como resultado de estas primeras lecturas, Francesc de B. Moll le pide un libro de versos para publicarlo en la colección Les Illes d'Or, pero el proyecto no llega a cuajar. El volumen se titula El ball del pensamento [El baile del pensamiento] y recoge poemas escritos desde 1942 hasta 1948 (según el manuscrito del libro) o hasta 1950 (según palabras del autor). Paralelamente, Vidal había publicado algunos poemas en castellano en el semanario de Manacor. Todo ello, como reconoce él mismo, en un estilo "dominado por lecturas escolares de los autores del Siglo de Oro, de fabulistas y románticos de la literatura castellana, por la admiración del gran nicaragüense Rubén Darío y por el gusto de los autores mallorquines (Costa i Llobera, Joan Alcover, Marià Aguiló, Tomás Aguiló, Pere de Alcàntara Penya, Miquel dels Sants Oliver, Pere Orlandis...)". Vidal había empezado a leer a estos autores en sus años de estudiante de lengua y literatura francesas durante el bachillerato [...]. La oferta de publicación por parte de Moll no era, pues, nada extraña. Pero Moll, [tal como dice Vidal,] por descuido o por lucidez, "tuvo el buen gusto de perderlo [El ball del pensament] y de no encontrarlo" hasta que Vidal le presentó su segunda compilación, L'hora verda [La hora verde], que salió a la luz medio año después de haberlo terminado "ante las luminosas aguas del puerto de Pollença".

Antes de la aparición de L'hora verda, y paralelamente a su contacto tangencial con los círculos literarios insulares, Vidal había pasado algunos inviernos en Madrid, donde se trasladó el curso 1941-42 para empezar la carrera de Derecho. En aquella ciudad se relacionó, hacia finales de los años cuarenta, con un grupo de jóvenes de la Congregación Mariana, que tenían un local en la calle de Zorrilla y organizaban un tipo de tertulias que habían bautizado con el nombre delicadísimo de Mañanitas del rey David. Por los mismos años, poco más o menos, que estas reuniones marianistas en Madrid, en la calle de Savellà de Palma, el padre Batllori fundaba la Acadèmia d'Història de Mallorca, sección de la misma Congregación Mariana, donde los nombres de Edgar Allan Poe y de Rosselló-Pòrcel empezaron a hacerse familiares a los nuevos escritores. Una tercera ciudad, Barcelona, donde el joven poeta se trasladó en 1943 para continuar sus estudios -vivía en casa de un tío agnóstico y bibliófilo que lo aficionó a las librerías de viejo- le permitió leer los autores y las obras divulgadas y comentadas en el grupo Estudio: Rimbaud, Rilke, Valéry. Algunos de estos autores chocaban frontalmente con la formación modernista de Jaume Vidal. Según él, en Estudio, "un ritmo seguro, unos versos demasiados bien escandidos, eran desterrados irremisiblemente". Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Jaume Vidal Alcover en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/jaume-vidal-alcover>

 
   
       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra