Estás en:

Jacint Verdaguer

Jacint Verdaguer

Narcís Garolera (Universidad Pompeu Fabra)

Folgueroles, 1845 - Vallvidrera, 1902. Poeta y sacerdote

Jacint Verdaguer es el escritor catalán más importante de la Renaixença. Su obra comprende géneros y estilos muy diferentes -épica, lírica, prosa- y en todos sobresale de manera extraordinaria. Contribuyó decisivamente a la creación de una lengua literaria después de siglos de abandono y de predominio del español. Tanto por los temas que trató como por su estilo, tuvo una gran repercusión internacional y, al mismo tiempo, fue aceptado por las clases populares. Su biografía, además, presenta episodios de resonancia pública que ayudaron a su consolidación como el escritor más representativo de la Cataluña del siglo XIX.

Vida

Jacint Verdaguer i Santaló nació en Folgueroles (comarca de Osona, Girona) el 17 de mayo de 1845, en una familia de campesinos modesta pero relativamente ilustrada. A los diez años ingresó en el Seminario de Vic, donde cursó estudios eclesiásticos. En 1870 fue ordenado sacerdote y celebró su primera misa en la capilla de Sant Jordi de Puigseslloses. De 1863 a 1871 residió en can Tona, una masía a medio camino entre Vic y Folgueroles, donde escribió sus primeras obras literarias.

Después de ejercer de vicario en Vinyoles de Orís (1871-1873), y afectado de fuertes cefalalgias, pasó dos años haciendo el trayecto de España a Cuba, como capellán de barco, en los vapores de la Compañía Transatlántica de Antoni López, futuro marqués de Comillas. En 1877 entró a su servicio como capellán de la familia, y seis años más tarde le fue confiado el cargo de limosnero. Durante los más de quince años que vivió en el palacio de los Comillas, en la Rambla de Barcelona, Verdaguer tuvo ocasión de tratar a personalidades de la alta sociedad de su tiempo y realizar largas excursiones por el Pirineo, pasar estancias en balnearios y residencias del marqués, y llevar a cabo importantes viajes por el norte de África, los países de Europa central y Oriente Próximo, de los que dejó constancia literaria.

En 1886, de vuelta de un viaje a Tierra Santa, sufrió una crisis espiritual que le provocó un deseo de purificación y de ascetismo, crisis que coincidió con un incremento de las funciones propias de su ministerio y, más concretamente, de las derivadas de su cargo de limosnero. A partir de 1889 entró en contacto con videntes y practicantes de exorcismos, y pronto se convirtió en propagador de estas actividades, desaconsejadas por la Iglesia y prohibidas por el obispo de Barcelona. Endeudado Verdaguer por la compra de una finca en Vallcarca, para salvar una capilla y establecer allí un lugar de oración y de penitencia, Claudi López, el segundo marqués de Comillas, decidió prescindir de sus servicios como limosnero y, con los obispos de Barcelona y de Vic -Catalán y Morgades respectivamente-, planeó su traslado a esta última localidad, capital de la comarca de Osona, con el pretexto de una cura de reposo. Después de unos días en el palacio episcopal de Vic, en mayo de 1893 Verdaguer se instaló en el santuario mariano de la Gleba, donde residió dos años.

En abril de 1895, contraviniendo las órdenes de su obispo, abandonó la Gleba y se estableció en Barcelona, en el domicilio particular de la familia Duran -formada por una viuda y sus dos hijas-, con la que había entrado en relación unos años antes. En el mes de junio publicó un comunicado en la prensa de Barcelona en que se declaraba, "ante la gente honrada" de la ciudad, víctima de una persecución injusta. Morgades le prohibió celebrar misa y ejercer las demás funciones sacerdotales. Verdaguer respondió a la prohibición con una serie de artículos periodísticos "en defensa propia", de gran impacto público. El enfrentamiento del sacerdote poeta con su superior eclesiástico, con el marqués que lo había acogido y con algunos de sus amigos íntimos y familiares (el canónigo Jaume Collell, el abogado -y primo suyo- Narcís Verdaguer i Callís...), adquirió una dimensión social que trascendió el marco estrictamente eclesiástico. El escándalo fue clamoroso. El "caso Verdaguer" se convirtió en el centro de intereses sociales y políticos opuestos. Dos años después entregó una segunda serie de artículos a la prensa, todavía más virulentos y agresivos. A finales de 1897, sin embargo, por intervención de los padres agustinos de El Escorial y del obispo de Madrid, Morgades se avino a una reconciliación, formalizada con la aceptación de un escrito de retractación de Verdaguer, y en enero del año siguiente obtuvo de nuevo las licencias sacerdotales. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Jacint Verdaguer en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/jacint-verdaguer>

 
   

multimedia sobre el autor

más

       

También te interesará

       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra