Estás en:

Carles Riba

Carles Riba

Jordi Malé (consultor de la UOC)

La obra poética de Riba bebe de dos fuentes fundamentales: el humanismo helenista y la poesía de raíz germánica, en especial la de Goethe. Riba fue un importante intelectual cuya obra marca una época muy clara en la poesía catalana.

Barcelona, 1893-1959. Poeta, narrador, crítico literario, traductor y académico.

Trabajador celoso de su obra, su poesía se hace conceptual y abstracta, a veces hasta hermética, traspasada por un destacable simbolismo. Traductor excelente, de estilo novecentista, las letras catalanas le deben una bellísima y personal traducción de de Homero.

"Más de una vez -le dijo Goethe a Eckermann- no se me ha querido ver como soy, y se ha apartado los ojos de todo aquello que podía mostrarme a mi verdadera luz." Y en otra ocasión sentenció: "Mis obras nunca podrán ser populares."

No es nada improbable que Carles Riba hubiera hecho suyas estas palabras -él que, ciertamente, no era Goethe, pero que, no menos cierto, no habría hecho nada para no parecerse. Considerado, ya desde su juventud, como un autor oscuro, hermético, cerebral e intelectualista -adjetivos inequívocamente despectivos-, este prejuicio ha determinado la recepción de casi toda su obra y ha hecho que a menudo, como decía Goethe, no se lo llegara a ver "a su verdadera luz", además de condenarlo a una ineluctable falta de popularidad. Riba se lamentó más de una vez de ello. Una de las consecuencias de esto, a la hora de juzgar su actividad literaria, ha sido la tendencia a considerarla un bloque homogéneo en que todas las obras son encasillables -y liquidables- con unas mismas etiquetas. Y, sin embargo, Riba es uno de los autores catalanes que tuvo una evolución más rica y cambiante a lo largo de su vida.

Primera etapa: hasta 1922

Nacido en 1893, se formó, como toda su generación, leyendo el Glosari de Eugeni d'Ors. El adjetivo novecentista le es, pues, perfectamente aplicable. Siempre que distingamos dos aspectos.

Por una parte, Riba pasó por un periodo plenamente novecentista, en el sentido de una intensa influencia orsiana, durante la segunda década del siglo. El ascendiente de Xènius se manifestó, por ejemplo, en sus artículos de crítica (Escolis i altres articles [Escolios y otros artículos], 1921, y en los primeros que fueron recogidos en Els marges [Los márgenes], 1927), donde Riba se esforzaba por construirse un pensamiento literario propio, tomando en préstamo conceptos y términos de diferentes teóricos y críticos románticos, simbolistas, etc., pero, sobre todo, del ideario del Pantarca. Lamentablemente, no supo sustraerse a la influencia del manierismo y el énfasis retórico característicos del estilo de Ors, lo cual restó a estos primeros artículos parte de su eficacia crítica.

En cambio, en sus incursiones en el mundo de la prosa narrativa, por ejemplo, en Les aventures del Perot Marrasquí [Las aventuras de Pedrote Marrasquí] (obra para niños escrita en la primera década del siglo y publicada en 1924), logró un lenguaje más eficaz, que, sin dejar de ser literario, conseguía un tono llano y cotidiano. No fue así en los relatos de L'ingenu amor [El ingenuo amor] (también escritos en esta primera década y publicados en 1924), cuentos no específicamente para niños, sobre temas como el amor, el sacrificio, etc., en los cuales su propósito literario lo hizo decantarse de nuevo hacia el artificio novecentista. En todo caso, en las traducciones al catalán de obras en prosa realizadas aquellos años (de cuentos de Poe y de los hermanos Grimm, de algunas Vidas paralelas de Plutarco y de La expedición de los diez mil de Jenofonte, de El inspector de Gogol, etc.), se insinúa lo que sería su prosa (por ejemplo, la de los cuentos reunidos en Sis Joans [Seis Juanes], de 1928). Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Carles Riba en LletrA, literatura catalana en internet (Universitat Oberta de Catalunya)

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/carles-riba>

 
   
       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra