Estás en:

Andreu Martín, el jugador compulsivo

Àlex Martín Escribà

“Escribir género significa jugar, es decir, aceptar una literatura que tiene unas reglas propias, una complicidad con el lector, y que mantiene una comunicación.” Con estas palabras podríamos definir la carrera novelística de Andreu Martín, que lleva ya treinta años ofreciéndonos historias de “polis y cacos” y se ha convertido en el escritor más polivalente y prolífico que ha tenido la novela negra en nuestro país. A día de hoy son ya casi un centenar de novelas publicadas, en las que ha tocado todo tipo de géneros y subgéneros –policiaco, negro, fantástico, erótico–, que lo han convertido en un clásico y un referente, en un hombre que puede jugar en cualquier posición, que es capaz de escribir en catalán y en castellano, y que toca cualquier variante que se proponga con una maestría difícil de igualar.

Centrándonos estrictamente en su vertiente literario –detrás quedarían estudios de psicología; guiones de cómic, cine y televisión; multitud de prólogos; estudios del género; textos teatrales; dirección de colecciones; escritura de paridas; colaboraciones en revistas (Cambio 16, Tiempo y Gimlet)–, su obra resultaría prácticamente inclasificable por la cantidad de temáticas y personajes utilizados a lo largo de los treinta años que lleva en este oficio. Y es que Andreu ha abordado la novela policiaca desde todos los ángulos y temáticas posibles: desde la violencia explícita e implícita y la venganza desaforada en Pròtesi [Prótesis]; a fenómenos paranormales y personajes locos en Història de mort [Historia de muerte]; la denuncia del tráfico ilegal de inmigrantes en Muts i a la gàbia [Punto en boca]; la agresividad, los conflictos mentales, el terror y la sexualidad desequilibrada en Si és no és [Si es no es]; la fatalidad de los personajes que no pueden cambiar su destino en Barcelona negra o Zero a l’esquerra [Cero a la izquierda]; la trepidante historia real de mafias y corrupciones políticas en Barcelona Connection y Societat negra [Sociedad negra]; el mundo de la droga, del juego y de la violencia en Jesús a l’infern [Jesús en el infierno]; la red de las sectas en Per l’amor de Déu [Por el amor de Dios]; el revisionismo histórico en Barcelona tràgica [Barcelona trágica] y Cabaret Pompeya; el procedimiento policiaco rural repleto de personajes en Jutge i part [Juez y parte]; la prostitución y el rostro del psicópata en L’home que tenia raor [El hombre de la navaja]; la crónica social del pasado reciente con la imagen del franquismo, la ley de prensa y el mundo estudiantil en Veritats a mitges [Verdades a medias]; asesinos fascinantes enfocados desde la óptica del mal y de la violencia en Bellíssimes persones [Bellísimas personas], o historias de atracadores en Cop a la virreina [Golpe a la virreina]. Todas estas obras completan un recorrido bien heterogéneo y diversificado.

Ahora bien, dentro del corpus hay que destacar algunas características comunes en su obra. En primer lugar, la adopción de los personajes desde todos los puntos de vista. Según cuenta Andreu, “el uso de un mismo detective habría quitado verosimilitud a mis novelas y, además, habría sido una limitación de fronteras que me privaría del placer de innovar y de divertirme.” Además, añadía que muchos de sus personajes principales “también pueden morir de la misma forma que lo hacían los otros”. Con estas ideas, pues, rompe con la viabilidad de utilizar siempre un mismo detective en serie. Esta característica, como vemos, le da un estilo particular que el autor utiliza con el objetivo de incrementar la verosimilitud de sus historias. Aún más: más allá de la utilización de un personaje ligado a la persecución de un crimen, los protagonistas de Andreu pertenecen a distintos cargos y estratos sociales. Es decir, tanto se puede narrar la historia desde el punto de vista del detective, malhechor o criminal, como desde el de la víctima. Desde representantes de los cuerpos de seguridad (como los casos del inspector Huertas, policía incorruptible, cabezudo e idealista, o la pareja del comisario Redondo y el inspector Juárez), hasta detectives privados como Àlex Barcelona, más conocido como “El Barna”, o investigadores ocasionales como el gitano Julio Izquierdo, pasando por guardas jurados con antecedentes penales, narcotraficantes, jueces corruptos, periodistas, psiquiatras que adquieren otras personalidades, fotógrafos, delincuentes de poca y mucha monta o asesinos en serie, entre una larga lista. Muchos tienen siempre un elemento en común: el temor a sus vidas, a la riqueza, a la pobreza, que les sitúa siempre entre el bien y el mal. Sigue leyendo...

Si quieres citar esta página...

Actualidad literaria sobre Andreu Martín en LletrA, el espacio virtual de literatura catalana de la Universitat Oberta de Cataluña

<http://lletra.uoc.edu/es/autor/andreu-martin>

 
   

multimedia sobre el autor

más

       
argus, els millors continguts literaris a internet
Viquilletra